Muebles de Ikea que cargan sin cables tu smartphone, así son y funcionan

Hay restaurantes de comida rápida, cafeterías de precios (y cafés) altos y algún que otro atrevido lugar público que se ha ido animando estos años a integrar en su mobiliario algún elemento para la recarga inalámbrica de nuestro smartphone. Pero pocas soluciones integradas en el hogar habíamos visto hasta ahora. Ikea viene a tratar de poner un poco de remedio.

ikea

Hoy se ponen a la venta los muebles y accesorios del gigante sueco de la decoración que conforman una línea donde el principal valor es la integración de la tecnología de carga inalámbrica bajo el estándar Qi. En ella hay diferentes muebles, desde una simple lámpara de trabajo a una mesita de noche, en los que se incluye una superficie en la que podemos recargar nuestro smartphone sin cables de por medio.

Ikea se acerca al futuro de la carga inalámbrica y nosotros lo hemos probado

Si a alguien le preguntas cómo ve el futuro de la carga inalámbrica de sus gadgets, probablemente te diga que en esa visión aparecen algunas superficies de casa preparadas para que, al dejar el smartphone o cámara de fotos sobre ella, se inicie una carga. Sin cables de por medio.

Con esa idea nace la serie de muebles de Ikea. En ellos encontramos una zona marcada con un círculo y una cruz y donde tendremos que colocar el smartphone compatible con la carga Qi. Hay que llevar cuidado porque el terminal debe estar bien colocado para que se inicie la carga.

Mueble Ikea Indicar Carga

Normalmente y dependiendo del modelo, el terminal vibrará o sonará cuando empiece a cargarse, y es una pista rápida para saber que lo hemos colocado correctamente. Ikea además ha colocado una luz que lamentablemente debe quedar bajo el terminal por lo que no nos sirve de notificación alguna, así que una opción interesante hubiera sido algún tipo de indicador que no se colocara bajo el propio smartphone a cargar sino en otra zona de la base de carga.

Mueble Ikea Indicar Carga

Todo es estupendo (ojo porque los terminales se calientan bastante por la carga inductiva) hasta que toca valorar los tiempos de carga. Sin cables de por medio, la eficiencia no es la más apetecible, y por ejemplo, en nuestras pruebas, con el Galaxy S6 Edge y su batería de 2600 mAh, la carga completa se consigue en 116 minutos usando un cargador de pared normal (no carga rápida, sistema con el que es compatible el nuevo terminal de Samsung) pero en 184 minutos, es decir, más de una hora extra de carga. Esa diferencia será mayor conforme aumente la capacidad de la batería.

Mueble Ikea Inalambrico Puerto Usb

El sistema de Ikea tiene una potencia de 5 W en la carga por inducción, y se incluye tambiénun puerto USB de 5V y 2 A. Ambos sistemas de carga se pueden usar al mismo tiempo.

Dobel Carga Muebles Ikea Xataka

Mesas, lámparas y alfombrillas: ahora toca mover ficha a los fabricantes

Aunque nosotros hemos probado una lámpara de pie (99 euros) que cuenta a mitad de altura (regulable) con una bandeja de carga, hay más modelos de muebles donde elegir. Tenemos dos mesitas de noche (55 y 99 euros), una lámpara de sobremesa (59 euros) y mi preferida para el ámbito del trabajo: otra lámpara de gran diseño y que cuesta 60 euros.

Lámpara de mesa de carga inalámbrica de Ikea

En el caso de que tu terminal actual no sea un modelo con carga inalámbrica Qi de serie, como el nuevo Galaxy S6 Edge con el que hemos probado el producto de Ikea o el Nexus 6, por ejemplo (hay modelos como los Lumia de Microsoft que solo necesitan una funda bastante estilosa), hay que incorporar una funda para habilitar esa carga.

Ikea tiene esos accesorios para algunos modelos de smartphones populares como los iPhone de Apple (desde el 4 hasta el 6 pero no el 6 Plus) o los Galaxy S3, S4 y S5 de Samsung. Pero por ahora ninguno más, lo que deja bastante huérfano el catálogo de posibles terminales que podemos usar con sus muebles, los cuales tienen un sobreprecio respecto al modelo sin carga inalámbrica.

El precio de estas fundas es de entre 13 y 26 euros, dependiendo del modelo, y no son precisamente un ejercicio de poco grosor salvo en los modelos para los terminales de Samsung. En el caso de los iPhone, la funda resulta bastante contundente.

Si a un smartphone del que presumo de poco grosor y diseño tengo que colocarle una molesta y fea funda, casi que prefiero volver al cable. Ahora bien, si los fabricantes se reafirman en ofrecer carga inalámbrica de serie y sin necesidad de modificar el diseño en negativo, bienvenido sea el futuro donde para cargar un smartphone solo sea necesario colocarlo sobre un mueble.

Leave a Reply